Policía de Zamora
Policía Local de Benavente Ayuntamiento de BenaventeIr a la web de Ayuntamiento de Benavente
Histórico web - Memorias - Historia

historia

 

Al igual que en el resto de ciudades y localidades, en Benavente las funciones policiales, de orden público y de seguridad (en el amplio sentido de la palabra y a lo largo de la historia) han estado dispersas o repartidas entre diversos cargos u oficios.

Evolución de funciones y cargos

En Benavente, todas las complejas funciones que podían atribuirse a la Autoridad Municipal fueron ejercidas en su nombre por diversos personajes a lo largo de su historia. Exponemos a continuación la figura de servidores públicos que con distintas denominaciones y funciones tuvieron entre sus cometidos ocupaciones relacionadas con el ejercicio de la justicia, sobre todo en lo referente a la seguridad y policía. En el pasado fue la figura del alguacil, como representantes de la autoridad municipal quien tenía presencia en las calles desempeñando funciones de seguridad, orden público y policía. Con posterioridad serán los guardias municipales y los serenos quienes desempeñaran estas labores, siendo los antecedentes más directos de la actual policía municipal. A raíz de la aplicación del Reglamento de administración local de 1952, serenos y policías se unifican en un sólo cuerpo.

Desde tiempos medievales, seguramente desde la concesión en 1167  por el rey Fernando II de León de Carta Puebla o de fuero de repoblación a Benavente (que hasta entonces era un aldea llamada Malgrat), ésta viene contando con algún tipo de fuerza de seguridad y orden público. Este privilegio de repoblación se otorga con el fin de trasformar lo que hasta entonces era poco más que una aldea en una villa con entidad jurídica. Desde entonces seguramente, pero con unas competencias y denominación diferentes, la población ha dispuesto siempre de oficiales dedicados a las funciones de seguridad y policía, que como brazo ejecutor de las disposiciones de las autoridades locales han desempeñado las funciones de procurar seguridad a los moradores de la villa.

Son diversas las figuras y cargos que a lo largo de la historia han ejercido estas funciones de seguridad y policía, bien como oficiales mayores; y por tanto investidos de autoridad para ordenar y dictar las normas y disposiciones o hacer ejercer la justicia, aparecen en la nómina del Concejo otros oficiales menores. Éstos últimos, aunque no menos importantes, ya que son en definitiva los que llevaban a la práctica las disposiciones y órdenes emanadas de las autoridades, regidores y oficiales mayores, constituyen la fuerza pública local o concejil, equiparable a la policía municipal o urbana actual . Entre unos y otros cabe mencionar a:

El alcalde del Alcazar es el representante más antiguo del poder señorial en la villa, y su principal cometido era de naturaleza militar; siendo designado expresamente por el Señor conde de Benavente, era el máximo responsable de la custodia de la fortaleza o alcázar. Los alcaides del alcázar gozaron también de ciertas facultades jurisdiccionales, podían arrestar a determinadas personas o tomar prendados algunos bienes. En Benavente dos castillos, pues además del señorial de la Mota existió un castillo concejil. Ello al menos hasta el siglo XIV, época en el que el llamado castillo de Santibáñez, denominado así por estar próximo a la parroquia de Santibañez o de San Juan de los Caballeros, es derribado. Las armas del Concejo destinadas a la defensa de los muros de la villa, para efectuar la ronda de guardia, vigilancia nocturna y mantener el orden pasarán a custodiarse en el llamado torreón del Concejo, que es conocido también como “Casa de las Armas” (próxima a la iglesia de San Nicolás). A partir del siglo XV las funciones del alcalde, sobre todo con relación a la villa se van reduciendo, quedando su ámbito de actuación reducido prácticamente a la defensa de la fortaleza. La aparición de los corregidores y la institucionalización de los alcaldes mayores, que eran nombrados por el señor, les condicionará a ceder estas competencias a los nuevos delegados señoriales a partir del siglo XV, quedando los alcaldes relegados desde entonces a su inicial funcionalidad militar.

El Alcalde o Justicia Mayor, con estas denominaciones se designó sucesivamente al Oficial Mayor del concejo, en principio venía a ser un delegado del Conde con amplios poderes, convirtiéndose en la suprema autoridad local, que interviene además en las reuniones del Regimiento o Ayuntamiento. Sus atribuciones primordialmente se ciñen al ejercicio de la justicia, pudiendo legar parte de sus funciones en los alcaldes ordinarios y contando además con una amplia nómina subalternos (Carta del conde para que el regimiento reciba por alcaldes a dos personas nombradas por él,1496; Requerimiento hecho por el concejo al juez pesquisidor para que ningún oficial de fuera pueda llevar vara en ella, 1490; Auto y declaraciones tomadas a Antonio Quijano, alcalde mayor de la villa, sobre faltas en la obligación de su oficio1715; Provisión de cargos concejiles por el conde de Benavente 1608-1697 y 1715-1797; etc.). Otra figura de gran relieve es la del Corregidor, cuyo cargo a veces bien unido al de Juez. La designación del corregidor supone un significativo paso adelante en el progresivo control señorial del concejo. Este personaje aparece también el los concejos de señorío, como el de Benavente, si bien la generalización del régimen de corregidores es más propia de los municipios de realengo. Hasta la época de los Reyes Católicos el corregidor nunca fue oficial permanente, y en Benavente la duración de su mandato dependía del conde puesto que Benavente era villa de señorío. (Autos, providencias y mandamientos del corregidor 1717; Oficiales1530; Provisión del conde de los oficios de alcalde y juez de la villa y tierra de Benavente 1552; Provisión del oficio de corregidor de la villa por el conde de Benavente,1523.; Testimonio de la sentencia dictada por la Real Chancillería de Valladolid en el juicio contra el licenciado Evaristo Gómez Bea, corregidor de la villa de Benavente en 1784.; Real provisión para que en ausencia del corregidor a los alcaldes mayores les sustituyan los regidores decanos, o en su defecto los de mayor antigüedad, 1812; Correspondencia sobre elección y nombramiento de corregidor, 1791; etc.

El corregidor estaba asistido por el Alguacil Mayor, en quien éste delegaba en caso de ausencia, pudiendo así desempeñar importantes funciones por delegación. El alguacil mayor podía estar a su vez auxiliado por uno o varios alguaciles de menor rango, alguaciles menores o alguacilillos. En el protocolo se llega a establecer que tendrá preferencia sobre otro de los cargos importantes del Concejo, el de procurador general. Los alguaciles eran una figura del orden público que se mantendrá hasta bien avanzado el siglo XIX (Auto del Corregidor de la villa sobre la precedencia del alguacil mayor sobre el procurador general en actos públicos). Para su desempeño se establecían determinadas fianzas (Fianza para el oficio de alguacil…), teniendo el conde de Benavente derecho en la provisión del cargo o vara de alguacilazgo (Memorial del conde para que se le reconozca el derecho de proveer la vara de alguacil, que tenían en tiempos pasados, 1530-1531 ; Provisión de oficio de corregidor a Juan Medellín y de alguacil y alcaide de la cárcel, 1561-1564; Testimonios contra Francisco de Medina, alguacil en la época de las Comunidades, 1521; Ordenanzas sobre el salario de los oficiales que el alguacil lleve vara; y sobre medidas para cuando falte el corregidor, 1532 -1678; Provisiones del oficio de alguacil, 1671-1675. Carta del conde sobre supresión del cargo de alguacil mayor, 1681. Providencias suspensión del cargo de alguacil mayor, Fianza para el oficio de alguacil a Andrés Vadillo, 1608; etc.).

La seguridad en los caminos y puentes próximos a la villa siempre fue una preocupación del Concejo de Benavente, por ello desde la Edad Media se hicieron pactos de hermandad con otras villas y ciudades del reino, así como con los Concejos vecinos para procurar la seguridad en el tránsito de personas y mercancías. La celebración en Benavente de importantes ferias francas desde 1254 y posteriormente las ferias de Las Candelas, Ascensión y Corpus, además de mercado semanal, suscitan desde muy temprano problemas de seguridad en la villa dado el tránsito de personas y mercancías en los caminos y puentes próximos a ésta y en la propia villa durante su celebración (ejemplo: Privilegio de Alfonso X para hacer feria de quince días en Benavente tres semanas después de Pascua, 1254; Pacto de Hermandad entre los concejos del Reino; 1295; Carta del Sr. Molina, presidente de Castilla sobre la seguridad de los caminos próximos a la villa en evitación de robos, 1738).

Las convulsiones políticas durante buena parte del siglo XIX se crean cuerpos de seguridad de carácter militar como las milicias, voluntariado realista, y también de carácter civil como los somatenes. En el primer tercio del siglo XIX la inseguridad en los caminos es grande debida al bandolerismo, siendo que hasta la propia villa llegan algunas partidas que atemorizan a la población y hacen peligrar sus bienes. De su erradicación y de la seguridad de los caminos se encargan los llamados migueletes, y posteriormente la Guardia Civil, a raíz de su creación. A nivel local los alguaciles, ya fuesen estos dependientes del Ayuntamiento o bien del Juzgado o Audiencia, continúan desempeñando las funciones de de seguridad y policía urbana. Entre la documentación referente a aquellos años en el AMB. Localizamos los siguientes expedientes: Providencias para la seguridad ciudadana; Partidas de bandoleros como la del llamado “Rojo de Valderas”, 1822; Seguridad en los caminos, 1820; Inspección de los extranjeros y sus pasaportes, 1821; Orden público denuncias, condenas y sanciones; Vigilancia del faccioso Bernardo Miranda, 1821; Penas de cámara cuentas de rentas; etc.

Otro cargo que implicaba entre otras funciones de seguridad y policía era el de Merino. En un principio los merinos eran los encargados de prohibir la entrada de armas en la villa, estando capacitados para recaudar multas, e incluso tomar prendas a los vecinos y moradores. Posteriormente se reservó esta denominación o figura para los delegados del concejo en las distintas merindades que comprendía; es decir seis merindades que integraban más de ciento treinta pueblos y aldeas: Merindad de Polvorosa, Merindad de Allende El Río, Merindad de Valverde, Merindad de Vega de Villamandos, Merindad de Tera, Merindad de Vidriales. Los merinos como delegados del Concejo en cada una de sus merindades venían a ser la correa de transmisión de las órdenes y disposiciones emanadas del Concejo de villa y tierra para su aplicación en los concejos o ayuntamientos de cada uno de los pueblos y aldeas. Entre otras misiones debían velar por la vigilancia del territorio encomendado e informar sobre las intrusiones desde los concejos vecinos (ejemp. Carta por la que el conde de Benavente de Alba y Aliste promete al conde de Benavente que le entregará todos los delincuentes que se amparen en su tierra, 1497; Carta de d. Francisco Enríquez de Almanza, marqués de Alcañices, a sus merinos y justicias para que no acojan en sus tierras a los malhechores que han cometido delitos en las del conde de Benavente, según concierto entre ambos1505).

Una de las figuras más numerosas dentro de la relación de funcionarios eran los llamados Fieles del Concejo, cuyo cometido consistía en recoger lo recaudable, vendrán a ser el antecedente de los vigilantes de arbitrios. Estos fieles de las rentas municipales eran pues los funcionarios encargados de la vigilancia de las distintas rentas, para que no se produjesen infracciones en su funcionamiento o para que los pesos utilizados fuesen los correctos. Es decir, desarrollaban funciones propias de la policía urbana. Estos fieles eran nombrados por los oficiales mayores del regimiento para que desarrollasen su servicio durante un periodo de un año. En algunas ocasiones, sin embargo, estos nombramientos de fieles eran hechos directamente por el conde de Benavente, como sucedía con el cargo de fiel del pan. Los fieles de rentas llevaban a cabo en ocasiones las rondas de inspección, como las llevadas a cabo por el Fiel Almotacén a quien le estaba encomendada la inspección de los establecimientos, así en 1501 realiza la visita general de los mesones, pesos, varas y medidas. En varias ocasiones el monarca interviene sobre los derechos de perpetuidad en el cargo (Provisión real sobre el título perpetuo de los oficios de almotacén 1615-1712). Con el tiempo estas funciones se diversifican o reciben otras denominaciones,  así en 1821 los funcionarios encargados de estos cometidos se denominaban o recibían los nombres de guardas de millones, fiel de romana y fiel de registro.

Los fieles además de recaudadores de determinados impuestos como eran las alcabalas, ejercían la función de fiscalización, ya que eran apreciadores, medidores e inspectores de numerosos abastos en las tiendas públicas, ferias y mercados. En su desempeño debían aplicar las ordenanzas concejiles al respecto, levantando denuncia de las infracciones. Así el Fiel medidor ejercía el derecho de aferir y apotar, además del contraste vigilancia de los patrones de granos, cotejo de medidas del pan, etc. Los aforeros del vino vigilaban la introducción de vinos en la villa, entre otras cosas para preservar los derechos de los cosecheros de la villa. Estos últimos estaban encargados de la supervisión de las bodegas de los cosecheros del vino, realizando las refacciones o inspección de las cubas. Otros fieles eran aforadores o medidores  del vinagre y del aceite.

 Entre los diversas categorías de fieles, aunque siempre con una marco cometido fiscalizadores y o de recaudación de tributos, hubo algunos de estos cargos que unían a estas funciones otras de carácter más policial y seguridad o vigilancia. Así existía en Benavente un funcionario que tenía conjuntamente competencias de tipo policial y fiscal. Este era el llamado Fiel Ejecutor. A diferencia del resto de los fieles, era nombrado por un periodo semestral saluo si otra ves nueua mente por el regimiento de esta villa de Benavente le fuera dado para que use del dicho ofiçio (Archivo Municipal de Benavente, 1470. Libro de Actas del Concejo, folio 16v). Sus atribuciones se centraban en ejecutar personalmente las penas que las diferentes ordenanzas establecían, ya que al tomar posesión de su cargo se le obligaba a jurar no enviar hombre suyo ni moço ni otra persona alguna a prendar saluo quel por si mesmo prendara (1470. Libro de Actas, fol.16 v); es decir, no podía enviar auxiliares para ejecutar las penas si él no estaba a la cabeza.

Los Fieles de puertas a quienes estaba encomendada la custodia de las llaves de las cinco puertas de la villa y sus varios portillos, aunque este cometido fue desempeñado a veces por los llamados tenedor de la llave. Unos u otros cerraban las puertas al toque de queda o de las preceptivas 45 campanadas por el reloj del Concejo, instalado éste inicialmente en el siglo XV en la iglesia de San Juan del Reloj o de los Caballeros y posteriormente trasladado a la torre de Santa María del Azogue donde permanecería hasta que un rayo lo destruye en 1877. La función de los fieles de puertas se centraba especialmente en controlar las entradas y en el reconocimiento de géneros introducidos en la villa (ganado, vino; etc.). Aplicaban desde sus respectivos fielatos las tasas sobre algunos productos y tomando prendas en algunos casos.

Otro importante cargo relacionado con las funciones de seguridad era el de Alcaide de la Cárcel. Desde el siglo XV ya se tiene noticia de este oficial concejil que desempeñaba la función de responsable de la custodia de los presos. Son continuas las obras de acondicionamiento de la cárcel, calabozos y demás dependencias, tal y como revelan las cuentas municipales y algunos expedientes como el relativo al: Reparo de la cárcel y casa del corregidor,1629, además de los concernientes a la percepción de salarios, informes y listados de presos: Salarios por de visitas semanales a la cárcel, 1661; listas de presos en la Cárcel del Concejo en 1813; Listas de presos pobres,1839; informes relación de los presos; demandas por privaciones y rigor innecesario,1879; Socorros a presos; etc.

 La cárcel o prisión concejil estuvo situada durante siglos en la Calle de la Cárcel (actual Calle Zamora), es decir; detrás de las antiguas Casas del Concejo en el Corrillo de San Nicolás. El edificio siguió funcionado como cárcel, aun después de trasladarse el Ayuntamiento a su nueva ubicación de la Plaza Mayor en 1845. Las funciones de custodia de los presos serán asumidas por el Estado por medio de la guardia Civil y las cárceles judiciales. La Cárcel Judicial se instaría sucesivamente en un amplio edificio de la Calle del Candil y en las dependencias del desamortizado Convento de San Francisco, junto al antiguo Juzgado y en tiempos (siglo XIX) Audiencia de Benavente. Las instalaciones de  guardia y policía local para estas funciones se limitarán en un depósito de detenidos situado en la Avenida del Ferial, compartiendo instalaciones con la llamada Remonta. Posteriormente el depósito de detenidos en los distintos cuartelillos de la policía local, primero en los bajos de la Plaza Mayor y después en la Calle Lagares.

Otro cargo relacionado con la aplicación de condenas es el de Verdugo del Concejo, es decir, el encargado de aplicar la máxima pena o de ejecutar a los presos. Además de su salario el desempeño de este cometido le reportaba algunas prerrogativas del cargo, pues además de su estipendio recibía casa y algunas otras mejoras.

GUARDAS JURADOS DE LOS PROPIOS, GUARDAS DE PLANTIOS, GUARDAS DE CAMINOS Y OTROS

Los Guardas Jurados de los propios estaban destinados a vigilar las tierras y plantíos, encargándose de la inspección ocasional del término  debían denunciar a cuantas personas encontraban quebrantando las disposiciones municipales, pero sobre todo invadiendo tierras o prados concejiles o del común con su ganado. Una variedad de éstos eran los guardias de monte o montaraces, quienes debían vigilar los montes concejiles, denunciando a cuantos cortaran fraudulentamente leña del monte. En el siglo XV y XVI se les denominaba también mesqueros o viñaderos, ya que  se encargaban de la vigilancia de que las ovejas no invadiesen las viñas, proclamaban los senderos por los que no debían circular los ganados y como jurados presentaban sus denuncias ante el escribano de las penas o multas. En Benavente una variedad de éstos eran los guardas de plantío, por contar la villa con grandes praderas y plantíos comunales o de propios (Guarda mayor del plantío,1758; Nombramiento de Guardas de viñas y cotos y cumplimiento de las ordenanzas; Nombramiento de Guarda jurado de los propios en la persona de Dámaso Blanco, 1888; etc.).

GUARDAS DEL DEPÓSITO Y DE LA CASA DE AGUAS

La figura del guarda del depósito de la Mota se crea a raíz de la construcción de una torre o depósito de agua en la parte más alta de Benavente hacia 1909. Este guarda debía vigilar las instalaciones para que no se interrumpiese el servicio, sobre todo por problemas en el bombeo desde el lugar de captación de aguas próximo al río Órbigo o cortes de energía eléctrica, etc. Era también el encargado de accionar la sirena de alarma situada en lo alto del depósito, la cual avisaba o percataba a los vecinos para que acudiesen a sofocar los incendios.

El guarda de la Casa de Aguas era el encargado de tener acondicionada la maquinaria para el bombeo del agua y potabilidad en este lugar de  su captación. Estando situado éste en la manga de la Tinaja (próxima al río Órbigo y término de Santa Cristina de la Polvorosa).

OTROS OFICIOS MUNICIPALES RELACIONADOS EN PARTE CON LA SEGURIDAD Y POLICÍA

Uno de los oficios más antiguos del ayuntamiento es el de portero o vigario, ya en el siglo XVI se le menciona frecuentemente en el desempeño de numerosas funciones. Antiguamente llevaba a cabo funciones y cometidos de muy diversa índole (custodia y seguridad de las Casas del Concejo, limpieza de las mismas, caldear las salas, provisión de material para las oficinas municipales, preparativos para las funciones religiosas y protocolarias a las que debía asistir el regimiento, etc.). Normalmente el portero disponía de vivienda en las propias Casas Consistoriales. Este secular oficio fue sustituido en Benavente a comienzos de la década de 1970, época  en la que se crea el cargo de conserje o ujier que viene a sustituir sólo en parte las funciones de éste. Además de estos oficios de nombramiento concejil se desempeñaron en Benavente otros oficios subalternos de los que conocemos su existencia a través de los libros municipales, como el pregonero, cuyo salario en el año 1461 era de 400 maravedís. La misión principal del pregonero, llamado también Voz del pueblo, era divulgar las disposiciones, bandos, acuerdos, mandamientos, etc. Otros oficiales subalternos eran los andadores o verederos, que desempeñaban las funciones de los notificadores actuales llevando notificaciones y recados a las distintas merindades del Concejo, a la Corte, al Conde de Benavente o señor de la villa y su concejo, etc.

MULTAS

Uno de los recursos ordinarios e importantes para el concejo era la parte que le correspondía en las multas impuestas como pena por los delitos y contravenciones de las ordenanzas, cuya repartición se practicaba de acuerdo con la normativa concejil. En algunos casos, las penas correspondían exclusivamente al municipio, destinándose de manera preferente estas cantidades a la reparación de los muros o cerca de la villa, al menos hasta avanzado el siglo XIX.

GUARDA DE PARQUES Y JARDINES

Era un cargo específico dentro de las tareas de seguridad destinado a la vigilancia y cuidado o vigilancia de los jardines y paseos de la Mota (Provisión del cargo de jardinero de la Mota, 1925; Supresión de sus cargos al guardia y jardineros de la Mota por denuncias1906; Solicitud del cargo de guardia de la Mota, 1981; etc.).

SERENOS

Eran los encargados de la vigilancia nocturna, en Benavente fueron instituidos en el siglo XIX. En las Ordenanzas de la villa de Benavente de 1908 se les encomienda competencias en evitación de escándalos públicos, funciones con respecto a vigilancia y cierre de establecimientos públicos, desarrollo de espectáculos (Oficio para que se vigilen e impidan las partidas de juegos prohibidos, 1866; Denuncias de los serenos por partidas de juegos prohibidos escándalos públicos nocturnos, 1866; Cuerpo de Serenos, 1901; Solicitud del cargo y resolución de empleos, 1902; etc.).

Los Serenos eran en ocasiones de licenciados del ejército y como prenda distintiva vestían un característico uniforme y abrigo. Tras su supresión fueron reconvertidos en policías municipales, y en algunos casos en notificadores, inspectores de los contadores del agua, etc.

En las Ordenanzas de la villa de Benavente de 1908 recoge en referencia a la vigilancia nocturna y las funciones de los serenos, entre otros, los siguientes artículos:

Título 12.Cap. 2. Sección 2ª.De la vigilancia nocturna.

Art. 659. Los vigilantes nocturnos se regirán igualmente por un Reglamento especial, clasificándose en serenos y vigilantes particulares.

Art. 660. Los serenos y sus suplentes cuando hagan sus veces, estarán bajo la inspección del cabo de serenos y les son aplicables los artículos 653, 654, 655, 656 y 657.

At. 661. Los vigilantes particulares deberán prestar en caso necesario, auxilio a los serenos y demás agentes de la autoridad.

Art. 662Unos y otros se distinguirán exteriormente de la manera que su Reglamento determine.

At. 663. Es obligación de los serenos:

1º Vigilar el cuartel en el que corresponda mensualmente prestar servicio, anunciando en alta voz la hora y el tiempo cada treinta minutos.

2º Hacer cerrar las puertas de los cafés y tabernas a las horas designadas.

3º Evitar que circulen borrachos, gentes sospechosas, mujeres públicas y mendigos.

4º. No permitir que se turbe el reposo de los vecinos con cantos ni ruidos.

Art.664.Lo es de los vigilantes particulares abrir y cerrar las puertas de las casas a los correspondientes vecinos que se lo ordenaren, y cumplir puntualmente los demás encargos que se dieren.

Art. 665. Los serenos empezarán a prestar el servicio propio de su instituto y lo terminarán a la hora que la autoridad señale.

Los vigilantes particulares a las que les indiquen los vecinos de la demarcación que les esté encomendada.

GUARDIAS MUNICIPALES

La figura de los guardias municipales se crea en el siglo XIX, su institución sin duda está relacionada con ocasión de los cambios llevados a cambio en la administración local y la necesidad de contar con unos agentes que desempeñen funciones de seguridad y policía en el ámbito urbano. En el último tercio del siglo las necesidades van en aumento, ya que Benavente además de un incremento de población y de la actividad mercantil e industrial cuenta con sus tradicionales mercados y sus ferias de Ganado de la Ascensión, Corpus y Las Candelas. Por ello se va haciendo necesario reforzar estos servicios de vigilancia, pues la población se viene trasformando desde las últimas décadas del siglo XIX, pasando de ser una villa de carácter rural en una población más urbana, la cual poco a poco va contando con modernas infraestructuras y servicios. Así en 1929 Benavente recibirá el título de ciudad en base a sus méritos por concesión de S. M. Alfonso XIII. En el Archivo Municipal de la ciudad se guardan numerosos expedientes relativos al desempeño de estas funciones: Seguridad y policía 1904; Policía urbana y rural 1906-1912; Multas municipales; Sanciones y providencias gubernativas 1853; Reglamento municipal de Benavente 1925 -1927 Leg. 1034, 9; Orden público 1948; Provisiones de plazas de guardia municipal,1952; etc.

En las Ordenanzas de la villa de 1908 con respecto a las funciones o cometidos de la Guardia Municipal recoge los siguientes artículos:

En el Título I. Capítulo I relativo a la Autoridad Municipal se señalan varios artículos sobre la seguridad de la población y las funciones de los agentes:

 Art. 6. Para el cuidado de la población urbana, orden y seguridad de los habitantes de la villa, habrá los Alguaciles, Serenos, guardias municipales y demás dependientes que acuerde el Ayuntamiento, pagados todos de los fondos del Municipio y regidos por Reglamentos especiales.

Art.8 º Los Agentes y dependientes de la Autoridad deberán a su vez tratar a todas las personas con su mayor consideración y cortesía, cuando a ellas tuvieran que dirigirse, por razón de su cargo, o para hacer alguna advertencia o reprender cualquiera falta que observasen contra lo dispuesto en estas Ordenanzas, o cualesquiera otros bandos o Reglamentos que la autoridad local tuviese a bien dictar en lo sucesivo.

Título I. Capítulo II, concerniente a las Ordenanzas dedicado al Orden Público y por lo tanto estrechamente relacionados con las funciones de los Agentes de la autoridad ya sean estos guardias municipales o serenos.

Especialmente centrado en los cuerpos de seguridad está el Título 12. Cap. II. de las Ordenanzas, que está dedicado al Servicio de Seguridad. Así la Sec. 1º del mismo lleva el siguiente epígrafe “De la guardia municipal”:

Art. 652. El cuerpo de guardias municipales, tendrá la organización que su reglamento determine y ejerzan el servicio que el mismo prescriba en proporción adecuada.

Art. 653. Como dependientes de la autoridad municipal, correrá a cargo de sus individuos la seguridad personal del vecindario y su comodidad general; estarán prontos a prontos a prestar el auxilio que puedan necesitar cuantos se vean rodeados de algún peligro o amenazados de cualquier mal, y velarán asiduamente por el cumplimiento de estas ordenanzas y de cuantos bandos de policía y buen gobierno se dicten, sin consideración a persona, clase ni fueros, dando parte de todas las infracciones que notaren a su inmediato superior.

Art.654. En calidad de auxiliares de la Policía judicial, es su misión averiguar los delitos públicos que se cometieren en donde presten servicio; practicar las primeras diligencias necesarias para su comprobación; descubrirlos delincuentes, y recoger todos los efectos, instrumentos y pruebas del delito, poniéndolos a disposición de la autoridad judicial competente.

Si el delito fuera de los que solo pueden perseguirse a instancia de parte legítima, tendrán la misma obligación expresada en el párrafo anterior, si se les requiere al efecto.

Art. 655.Como agentes gubernativos coadyuvarán a la conservación del orden público y observancia de las leyes de carácter general.

Art. 656. Podrán penetraren todo domicilio aun si permiso de su morador ni otro requisito, cuando se pida auxilio por las personas en que se encuentren dentro, para evitar cualquier siniestro, como incendio, inundación, etc., y cuando se persiga infraganti a un delincuente que se haya amparado en él.

También pondrán penetrar en todo caso libremente en cafés, tabernas, posadas y demás casas públicas, mientras estuvieran abiertas, menos en las habitaciones destinadas a los dueños y sus familias.

Art. 657.Se atendrán además, a las siguientes reglas:

1ª. Les está prohibido como a todos los demás empleados municipales, aceptar gratificaciones, obsequio o dádiva de particulares.

2ª. Igualmente se abstendrán de hacer uso de sus armas si no es necesario.

3º. No entablarán conversaciones inmotivadas con persona alguna en los actos de servicio.

4ª. Tendrán a todos con la mayor afabilidad posible, dándoles cortésmente actos de servicio.

5ª. No entrarán en altercados; si aquel a quién advertirán por cualquier falta o infracción les contestare de una manera inconveniente, le rogarán que se reporte, y si continúa dirigiendo insultos o amenazas, los conducirán arrestado a la preservación o depósito municipal, dando parte al Jefe.

Art. 658. Todos los individuos del cuerpo deberán cumplidamente instruidos, de lo prescrito en las presentes ordenanzas, en cuanto les corresponda.

En el resto del articulado de estas Ordenanzas se encuentran numerosos apartados que inciden como es lógico en su articulado en aspectos y funciones que afectan a la policía y seguridad de la villa en todos los órdenes: Tránsito público, Reglas de penalidad, inspección de situada en la manga de la Tinaja (próxima al río Órbigo y término de Santa Cristina de la Polvorosa).

Entre la documentación del Archivo Municipal referente a la policía y a la seguridad encontramos los siguientes expedientes a título de muestra: Orden público (denuncias, condenas, sanciones, vigilancia de establecimientos, inspección de obras y seguridad, tránsito rodado, caballerías y carruajes, sosiego del vecindario, policía de la vía pública, ferias y mercados, testimonios de condena, partes de la guardia municipal, detenciones, alborotos y ruidos, etc.1948-1950/ 1951-1953/ 1954-1968/1969-1977/1980-1981/1984-1989).

POLICÍA MUNICIPAL

A raíz de la aplicación del Reglamento de administración local de 1952, serenos y policías se unifican en un sólo cuerpo y a finales de la década de 1960 se produce una modernización del servicio mediante la reorganización, acondicionamiento de cuartelillo, dotación de medios, uniformes, etc. En la década de 1980 a raíz de la construcción de un nuevo Mercado de Abastos se traslada el cuartelillo de la policía municipal a la Calle Lagares, pasando a ocupar una parte de los bajos del edificio (1984). En 1988 se produce una nueva reorganización del servicio de policía municipal. El 22 de diciembre del 2010 se inaugura las nuevas instalaciones de la Policía Local en la calle Villalpando, 12.

Testimonio de condena, denuncias, sanciones, partes de la guardia municipal, detenciones, alborotos y ruidos, vigilancia de cines y establecimientos, etc.

Se trata del segundo cuerpo de la provincia zamorana después de la Policía Municipal de la capital. Y actualmente ostenta una reconocida representación dentro de las comisiones organizativas en los estamentos de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

En la actualidad el cuerpo está compuesta por una treintena de Agentes, dividida en varias secciones como son: Jefatura, Sección de Policía de Urbanismo y Obras, Sección de Policía Administrativa, Sección de Atestados, Sección de Seguridad Ciudadana, Sección de Policía de Barrios, Sección de Motoristas, Sección de Educación Vial y Sección de Policía de Gala y Escolta.

 

Juan Carlos de la Mata Guerra
Licenciado en Historia
Archivo Municipal de Benavente

 

 

 

 

 

 

 

Benavente
Policía Local
> Eventos
> Servicio municipal de grúa - Depósito de vehículos
> Atención al ciudadano
> Dpto de sanciones
> Dpto de atestados
> Dpto de educación vial
> Dpto de obras
> Dpto de seguridad ciudadana
> Consejos de seguridad
> Servicios 112
> Histórico web - Memorias
Memorias
Fotografías
Historia
> Legislación - Ordenanzas
> Galería de imágenes
> Información vehículo radar
> Incidencias
Farmacias Taxi DNI Callejero Teléfonos de Interés Enlaces de Interés Buzón de Sugerencias Actuaciones Policiales Trámites
Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAIPolicía Local · C/Villalpando, nº 12 · Teléfono: 980 63 13 49 · Fax: 980 63 50 15
Ministerio de Industria, Turismo y Comercio Junta Castilla y León Red de municipios digitales
Fondo Europeo de Desarrollo Regional - Se abrirá en una ventana nueva Plan Avanza - Se abrirá en una ventana nueva